Federación de Baloncesto de la Región de Murcia

Sonia Ruiz: la mirada de una pantera con hambre de seguir creciendo

Sonia Ruiz: la mirada de una pantera con hambre de seguir creciendo
Entrevistamos a una de las deportistas más laureadas y reconocidas del baloncesto murciano
Sonia Ruiz Escribano no necesita presentación. Es una de las deportistas que más ha hecho, y sigue haciendo, por el deporte de la Región de Murcia y de España. Hace unos días consiguió una de sus metas personales: regresar a División de Honor, pero con un proyecto personal que ha sacado adelante Sonia "por cabezonería", en el buen sentido de la expresión.

Ha sido una temporada atípica, pero muy positiva para Sonia. Preseleccionada con el combinado nacional para los Juegos de Tokio, ha conseguido el ascenso a la éilte del baloncesto español con un proyecto propio, del que Sonia tiene puesto su corazón: UCAM Murcia BSR. Dos éxitos que hacen de la 2020/2021 una campaña histórica para ella: "La verdad es que nadie apostaba por que la liga se pudiese disputar con normalidad y llegar a final de liga. El buen trabajo hecho desde las federaciones, administraciones y clubs ha hecho posible que se pudiese disputar, y encima acabar con el ansiado ascenso a la que es la mejor liga del mundo de nuestro equipo. Además, hemos sido arriesgados y hemos apostado por el papel de la mujer en el juego y nos ha salido como pensábamos, ¡éxito total!".

Eso sí, le cuesta decantarse por uno de los dos éxitos. Es como decir a quién quieres más, a papá o a mamá: "Difícil respuesta (se ríe). Creo que mentiría eligiendo cualquiera de los dos... Acudir a unos Juegos Paralímpicos es el sueño de mi vida, por lo que he dejado de lado tantísimos aspectos de mi vida. Llevo preparándome una vida para ello, y aunque el ascenso del club a la máxima categoría es un sueño más reciente, es inevitable sentir el mismo orgullo. Es ver cómo algo que has creado va creciendo y formando una bonita vida... Los dos son 'sueños' que me han 'desvelado demasiadas noches'".

Se emociona al hablar de su proyecto, un UCAM Murcia BSR que ha devuelto a la Región de Murcia al primer escalón nacional: "Lo especial es como somos como grupo. Somos FAMILIA ("a veces demasiada familia", dice entre risas). Es bonito vernos jugar porque se ve cómo cuando uno cae, el resto está ahí para ayudar a levantarse. Vivimos como familia y jugamos como tal, sabemos que cuando el de al lado te duele es más fácil remar. Este proyecto está siendo mi gran descubrimiento, nunca pensé que tendría esta capacidad de trabajo y decisión. Conocía esta faceta mía en la pista, pero siempre pensé que se quedaba entre la cuarto líneas del campo".

Afirma que aún se le dibuja la sonrisa en la boca cuando se certificó el ascenso del UCAM Murcia BSR: "¡Aún sigo sonriendo! Cuando lo pienso es inevitables esbozar una sonrisa. Estos cinco años han sido muy intensos y hemos pasado por momentos duros (sobre todo personales) y el ascenso meteórico hace que todo tenga sentido. He de decir que ahora tengo miedo... Viene la parte más importante del proyecto: ¡consolidarlo entre los mejores!".

Pies en el suelo una vez llegados a División de Honor. El próximo objetivo Sonia lo tiene claro: "Luchar la permanencia! Es pretensioso pensar en más. Pero, si me guardas el secreto, te cuento que estamos planteándonos solicitar alguna fase previa de competición europea de 4 nivel de clubes... Creemos que la experiencia nos hará crecer más rápido".

Y todo se puede culminar con la participación en los Juegos Paralímpicos: "Como te decía al principio, el sueño de mi vida hecho realidad. ¡Me imagino llorando todo el rato! Desde que vi Barcelona '92 ("sí, soy viejuna ya", dice entre risas) por la tele, tuve claro cuál debía ser mi destino: dar la vuelta olímpica vestida con los colores de mi país".

Pocos sueños le quedarán por cumplir a Sonia deportivamente y en la vida, pero alguno queda por ahí: "En la vida... ahora mismo mi vida es plena, quizás cuando pasen un par de años empezaré a tomar decisiones pero ahora mismo sigo siendo muy feliz con lo que hago. En el deporte, estar en la lista definitiva de Tokio y, por supuesto, rascar metal en los Juegos".

Por último, su alegato para animar al público a darle una oportunidad al BSR es breve y directo: "Solo les diría que nos hicieran una visita, que le dieran una oportunidad y vieran un partido. Con tan solo eso, es suficiente para enamorarse de este deporte".